El cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta hoy el sector del vino: Acorde con las predicciones de los expertos, en 2100 las temperaturas podrían aumentar entre 2 y 5 grados.

 

Si se logra contener el calentamiento global a 2 grados, la viticultura sería capaz de adaptarse mediante técnicas que permitieran retrasar la maduración de la uva. Por el contrario, si el aumento es mayor, las consecuencias podrían ser relevantes para la viticultura tal como la entendemos hoy.

 

TORRES & EARTH: 10 AÑOS DE VANGUARDIA Y CONSCIENCIA AMBIENTAL

Ante la constatación del aumento progresivo de las temperaturas, Bodegas Torres decidió en 2007 intensificar las actuaciones orientadas al cuidado de la tierra y la protección del medioambiente y fijó la lucha contra los efectos del cambio climático como uno de los ejes principales de su misión.

 

De este modo, el programa Torres & Earth nació con el ambicioso objetivo de reducir en un 30% las emisiones de CO2 por botella del 2008 al 2020.

 

El programa tangibiliza sus esfuerzos, principalmente, en la obtención de resultados en relación a las medidas adaptativas de la vid ante el aumento de temperaturas, a la conservación de la biodiversidad, a la eficiencia energética o al uso responsable del agua, entre otras.

 

Hoy, tras 10 años de investigación, convergen las pruebas irrefutables de las consecuencias del cambio climático para la vid, con los excelentes resultados obtenidos por Bodegas Torres en los proyectos llevados a cabo:

 

◾REDUCCIÓN DE LA HUELLA DE CARBONO

 

La Huella de Carbono es el conjunto de gases de efecto invernadero asociados a las distintas fases del ciclo de vida del producto. La acumulación de estos gases en la atmósfera es consecuencia de la industrialización y una de las principales causas del cambio climático.

 

Bodegas Torres ha logrado reducir en un 40% sus emisiones propias de CO2 en 2016 respecto al año de la adquisición del compromiso, 2008. Esto supone un 15,6% de las emisiones por botella.

 

La contribución a la huella de carbono de nuestros proveedores es del 90%. Es por ello que no podemos reducir ese porcentaje solos. De este modo, el trabajo con los proveedores de la bodega se antoja indispensable y será clave para conseguir el objetivo de emitir un 30% menos de CO2 en 2020.

 

Así, Bodegas Torres colabora desde 2015 con sus suministradores de material auxiliar, materia prima y logística en el diseño de planes específicos de reducción de la huella de carbono, centrados en la eficiencia energética y el uso de energías renovables, biocombustibles y en el desarrollo de envases más ligeros que tengan menor impacto ambiental.

 

Es por ello que este año, por primera vez, se ha premiado a los proveedores de la bodega que más han contribuido en la lucha contra el cambio climático. Los reconocimientos han sido para el fabricante de botellas de vidrio Vidrala, al operador logístico JF Hillebrand y a la familia de viticultores Canela, en un acto celebrado en Barcelona.

 

◾RECUPERACIÓN DE VARIEDADES ANCESTRALES Y OTRAS MEDIDAS DE ADAPTACIÓN DE LA VID

 

Previo al programa Torres & Earth, el proyecto de recuperación de variedades ancestrales (hoy adscrito al marco que investiga medidas de adaptación) se muestra como un acierto adelantado a su tiempo y que contribuye a la recuperación del enorme patrimonio vinícola de nuestra tierra.

 

En este proyecto tratamos de buscar la singularidad de cepas autóctonas, variedades rescatadas del olvido que subrayen la identidad y procedencia del vino en un mundo global. Pero más importante si cabe: Muchas de estas variedades han dado muestras de un potencial enológico excelente y una resistencia natural al progresivo aumento de las temperaturas, la sequía y diferentes enfermedades de la vid.

 

Los nombres propios que materializan el éxito del proyecto son, entre otros: garró, pirene, forcada, gonfaus, moneu y querol.

 

◾OTRAS MEDIDAS DE ADAPTACIÓN EN LA VIÑA

 

Para hacer frente al aumento de las temperaturas, Bodegas Torres está adaptando sus viñedos para retrasar la maduración de la uva mediante técnicas vitícolas, como la densidad del marco de plantación, la utilización de porta-injertos más resistentes a la sequía, técnicas de laboreo y manejo de la canopia…

 

En paralelo, busca nuevos escenarios a mayor altitud para cultivar viña, donde el clima es más frío y permite a la baya una maduración progresiva y equilibrada, así como la concentración de sus aromas varietales y una correcta acidez.

 

ACTUACIONES MEDIOAMBIENTALES DESTACADAS

 

Destinadas a cumplir con el objetivo de reducción de la huella de carbono de la bodega, Bodegas Torres inició en 2008 una serie de actuaciones donde tienen una singular significación:

 

◾Caldera de biomasa

La bodega en Pacs del Penedès dispone desde 2012 de la mayor caldera de biomasa instalada en una bodega en España. Se alimenta con sarmientos y cepas viejas, orujos y raspones. Ha permitido rebajar el consumo de gas en un 95% y se evita la emisión de 1.300 toneladas de CO2 al año.

 

◾Instalación fotovoltaica

Hablamos de una instalación fija de paneles fotovoltaicos de 18.000m2, que equivale a una potencia de 1.073 Kw. Las energías renovables ya permiten cubrir el 25% de las necesidades eléctricas de la bodega de Pacs del Penedès.

 

◾Transporte eco-eficiente

En Torres, el transporte eco-eficiente es uno de los aspectos contemplados en el programa para reducir nuestra huella de carbono. En 2007, se decidió substituir progresivamente los vehículos de los directivos y comerciales por coches híbridos, con el objetivo de disponer de una flota totalmente ecológica en 2020, y actualmente nuestro equipo dispone de cerca de un centenar de vehículos híbridos y eléctricos.

También cabe destacar la incorporación del tren eléctrico-solar de nuestro Centro de Visitas en Pacs del Penedès, el primero utilizado en Europa para enoturismo, que permite a nuestros más de cien mil visitantes anuales disfrutar de la experiencia Torres de una manera mucho más sostenible.

 

◾Reducción del peso de las botellas

El peso medio de las botellas ha disminuido un 13%, lo que ha contribuido a reducir las emisiones de CO2 de las botellas y su transporte. Las botellas de vino se sitúan entre los 400 y 420 gramos de peso, es decir que pesan ahora entre 120 y 130 gramos menos.

 

◾Optimización en la gestión del agua

Bodegas Torres dispone de dos balsas para almacenar agua de lluvia con capacidad para 38 millones de litros, una planta de tratamiento biológico de aguas residuales y una planta de potabilización del agua depurada, para su reutilización en jardinería y limpieza en bodega. Hoy se reutiliza el 40% del agua.

 

El cuidado de los bosques y de la biodiversidad del entorno, también ocupa los esfuerzos del programa T&E de Bodegas Torres, sabedores que, hoy como ayer, cuanto más cuidamos la tierra, mejor vino conseguimos.