Huyamos de la solemnidad, añadamos un toque de funcionalidad sin perder las formas; el vino está para disfrutarlo, pero no de cualquier manera. Te explico cómo no perder ese espíritu joven pero tampoco tu savoir faire.