Formado entre Madrid y Alemania, Andreas Kubach iba para gestor de grandes compañías. Su primer y casual trabajo en una bodega significaría un punto de inflexión en su vida.