Entre el localismo más atávico y una vanguardia de herencia abacial borgoñona, la DO Conca de Barberà transita hoy entre la historia y la excelencia vinícola. Las fincas de Milmanda y Les Muralles representan los nombres propios que abanderan el prestigio de los vinos de toda una región.