Las vicisitudes no cesan. Y en esta ocasión llegan a pares. Un doble desafío del que, perderlo todo o salir airosos, dependía de un muchacho sobre los hombros del cual descansaba el presente y futuro de la bodega familiar. Miguel Torres Carbó (1909-1991).