Será la influencia del Atlántico. Será que en esa precisa (y preciosa) esquinita, donde el mundo terminaba y los horizontes ya no eran propios, sólo queda mirar tierra adentro.