La forma más fácil de explorar diferentes estilos de vino es, simplemente, ir a comprar unos cuantos y ver cómo son. Esta quizás sea la forma más auténtica de descubrimiento y puede ser muy divertida.