Así como las labores del viñedo en invierno aseguran el éxito de la futura cosecha, las acciones que emprendemos ahora son determinantes para eludir los peores escenarios climáticos de mañana.