Continuadores de la vanguardia y garantes de los valores de la bodega, la quinta generación de la familia Torres es la custodia de un legado excelso, que se sabe arraigado a la tierra y sustentado desde un atalaya de modernidad.