El vínculo entre el vino y la gastronomía se materializa entre fogones y salas de restaurantes que, como templos de adoración hedonista y cultural, proyectan este binomio al mundo. Una expresión sincera que nos representa como sociedad, como territorio.