Joaquim es el alma y el señor de los grandes blancos de la Familia Torres. Un hecho inevitable si atendemos a su propia experiencia vital. Enólogo por inevitabilidad, hombre de viña por herencia ancestral.