La expresión varietal de la cariñena transita por un sendero de texturas carnosas y una calidez de amplitud mayúscula que reconforta alma y paladar. Abrigo para el espíritu en fríos días de invierno.