En el calendario del viñedo la llegada del frío invernal marca una de las tareas más importantes para el viticultor: la poda.