Quienes combatimos las causas del cambio climático para mitigar sus peores efectos también lo hacemos en defensa de la belleza, como la que nos brindan los viñedos en primavera.