Son los hollejos los que dibujan el perfil de los grandes vinos tintos, trazando con delicadeza las curvas que, a modo de hábil sastre confeccionan el traje a medida que lucirá en la copa, solo para tus ojos… y el resto de tus sentidos.