Se la sabe y se la espera, aunque no deja de maravillarnos; una suerte de anclaje a la realidad anual -cromática- de la tierra, nuestra tierra: La floración de la vid.