Las lluvias de abril y el sol de mayo le han sacado los colores a la naturaleza, convirtiendo los viñedos y los campos que los rodean en una sala de arte al aire libre.