Que el vino es un elemento clave en el desarrollo de la cultura y un eje vertebrador de las dinámicas sociales, es sabido. Una aseveración que toma forma en una serie de experiencias que parten del vino para participar de una comunión con la cultura y la naturaleza.