“Es uno de los lugares más cautivadores del Priorat, una viña resguardada y escondida que se abre ante el visitante como un anfiteatro. Es sin duda nuestro mayor tesoro y lo tiene todo para ver nacer un gran vino”. Miguel Torres Maczassek.