La viticultura no puede desarrollarse de espaldas a la naturaleza: intentando someterla o reduciendo su espontaneidad para concentrar todos los esfuerzos en mejorar la productividad del viñedo; hoy sabemos que la mejor manera de mejorar esa productividad es, precisamente, todo lo contrario: que l