La sempiterna relación entre vino y gastronomía toma forma de sensaciones en el ideario creativo y la identidad autoral del recetario de Carles Gaig. Un apellido arraigado a la Barcelona gastronómica.