El origen de la palabra sacacorchos es francés: “tire bouchon”, término que se acerca a su traducción catalana “tirabuixó” y que, finalmente, devino en la actual traducción del castellano sacacorchos.