O el placer de saberse en casa, lejos de casa. Basta con dejar que nuestros sentidos tomen el control, para que aromas, colores y texturas, sabores y sensaciones subrayen la identidad de nuestra alta cocina en una de las urbes más dinámicas del continente asiático.