El nuevo hallazgo arqueológico revela la propia historia bajo nuestros pies y certifica más de 2500 años de viticultura ininterrumpida en el Penedès.