Un horizonte cobrizo y añil. Hileras de vides que se funden y confunden con la paleta natural de colores tierra bajo sus pies. Nuestros pies. Un remanso cromático otoñal que da inicio al progresivo e inevitable letargo de la vid.