Que los diferentes tipos de suelo inciden en el vino final resultante es algo, cuanto menos, axiomático. Y cuando nos acercamos a la esencia y particularidades de un suelo en concreto la respuesta aparece ante nosotros, si prestamos atención.