Los desastres climáticos vuelven a poner el foco en lo impredecible de la naturaleza y en lo imperante de un consenso mundial para reducir la huella antropogénica que acelera las consecuencias de un cambio climático evidente e irreversible.