La importancia de las variedades ancestrales trasciende a la propia idea de elaborar vino.