Castillos y ermitas. Recintos amurallados y centros de contemplación y espiritualidad. Al rico patrimonio arquitectónico y cultural de las viejas fincas de Familia Torres, se suma un bien biológico clave: la edad de las vides.