La compañía petrolera internacional Shell es responsable de aproximadamente el 3% de la producción mundial de CO2.