Natural de Porrera, la vida de Manolo del Águila se perfiló en el tiempo en diferentes formas, lugares y menesteres profesionales para converger en su alma mater, que no es otra que la tierra y el entorno de Mas de la Rosa; de la que fue propietario y donde hoy sigue apegado como viticultor.