En el corazón del Penedès, una viticultura secular convive con la oportunidad de aprender a diario entre los viñedos de las variedades más arraigadas, tan propicias al descubrimiento.