Habitamos en un entorno privilegiado; un entorno que disfruta de inviernos relativamente suaves y que en sus azules días de sol nos invita a salir y redescubrir senderos y pistas que, inevitablemente, nos conectan.