En apenas un par de hectáreas de octogenarias vides,) esconde pasiones y dramas del ayer, que visten, en parte, al vino de hoy.