Los vinos de la familia Torres en el Priorat y en la Conca de Barberà son los herederos vinificados de la huellas expansivas de cartujanos y cistercienses en nuestras tierras.