El patrimonio material y cultural de nuestras fincas y viñedos está salpicado de vestigios de diversas órdenes religiosas, en forma de ermitas y monasterios; fortificaciones y demás espacios de carácter sacro que evidencian la estrecha relación entre lo humano y lo divino.