La vendimia 2019 en Catalunya ha sido excelente, aunque menos productiva que el año pasado. Tras ocho semanas de intenso trabajo, el 18 de octubre finalizaba la cosecha de las variedades ancestrales plantadas en el Penedès y en el viejo viñedo de Mas de la Rosa, bajo la DOQ Priorat.