De la vocación por transmitir nuestro legado y experiencia, por ofrecer lo mejor que la viña nos regala, tejimos una suerte de red de amigos y colaboradores que hacen de nuestro mundo un gran hogar, poliédrico, de infinitos perfiles e identidades pero que convergen en el amor por el vino y la gas