Desde su experiencia, conocimientos y amor por el oficio, Rosa Mª se ha erigido en custodia, gestora y continuadora de la calidad de la uva y la vendimia; un legado que nace en la viña y se perpetua en la vida.