Ante la situación de emergencia climática que estamos atravesando, y que constituye una de las mayores amenazas directas para el sector vitivinícola, todos los esfuerzos para reducir la huella de carbono deben ser considerados como una inversión de futuro.