La pavorosa crisis sanitaria generada por la pandemia del Covid-19 supone una de las mayores catástrofes humanitarias que ha azotado y sigue azotando al mundo. Tras el desorbitado número de víctimas provocadas por el virus está el dolor de sus allegados.