El impacto y la importancia de la flora y fauna en la salud de los viñedos es determinante. No sólo constituyen una red sanitaria natural para la vid, sino que además enriquecen, cohesionan y alimentan los pulmones naturales del territorio, fuente de vida y garantes de futuro.