Nuestro espíritu de animal recolector, ese legado genético que sigue anclado en un rincón del comportamiento humano, es el responsable de que sintamos una especial satisfacción a la hora de recoger frutos silvestres del campo.