La reapertura de restaurantes bajo estrictas normas sanitarias e higiénicas; restricciones de aforo y distancia social, representa la perfecta metáfora, a pequeña escala, de una nueva realidad cuya extensión llega a todos los aspectos de la vida en sociedad.