En verano, la complejidad gastronómica de nuestros platos queda relegada por la sabrosa simplicidad, en aras de un mayor disfrute de tiempo libre.